Creatividad y exploración acrítica del movimiento en Systema

Juan Pedro Serna | Systema España

La creatividad es un componente fundamental del entrenamiento en Systema. Como no existen técnicas para memorizar, el aprendizaje requiere que estimulemos nuestra mente creativa de cara a explorar movimientos. Sin embargo, con frecuencia los practicantes someten la búsqueda del movimiento correcto a procesos mentales que bloquean y cortan esta creatividad. Para potenciar la exploración de movimientos es necesaria combinar el movimiento corporal con el mental. Cuerpo y mente están en constante movimiento en esta disciplina.

Los principales factores que merman la creatividad durante el entrenamiento son la resistencia al cambio, el miedo al ridículo, la excesiva dependencia de los demás y la falta de una motivación adecuada.

Todos los seres humanos tenemos temor al cambio -en mayor o menor grado- ya que nos lleva a lo desconocido. Cuando disponemos de recursos marciales que nos resultan fáciles de aplicar, en los entrenamientos tendemos a recurrir a ellos en lugar de buscar nuevas opciones que todavía no ejecutamos con acierto. Nuestro ego junto con el miedo al ridí­culo refuerzan esta actitud y pueden conducirnos a estar más preocupado por demostrar nivel técnico que por aprender.

Otro factor limitante es la excesiva dependencia de los demás, es decir, observar e imitar en lugar de dar rienda suelta a nuestra creatividad. El mantra del Systema es aprender a través de la exploración de movimientos, traducido en que cada persona debe explorar sus propios movimientos, descubrir sus bloqueos físicos y mentales, y superarlos por ella misma. Entender la esencia de la filosofí­a de aprendizaje del Systema contribuye a que la motivación sea la adecuada para evitar estas actitudes limitantes.

¿Cómo gestionar estos factores negativos en las sesiones de entrenamiento? Aplicando el concepto de exploración acrítica del movimiento, que se rige por dos principios:

  • Evitar el juicio crí­tico. Si se eliminan los juicios y las crí­ticas, los participantes generan una mayor cantidad de movimiento. Evaluaremos el movimiento, pero siempre debe primar la exploración de movimientos sobre el miedo a recibir críticas. Hay que aprender a reírse de uno mismo.

  • La cantidad genera la calidad. Cuantos más movimientos generamos, más movilidad y conciencia corporal desarrollamos, y más mejoramos.

Partiendo de estos principios, las siguientes normas son aconsejables para las sesiones de Systema:

  • Evitaremos la crí­tica destructiva. Nadie debe sentir que ha hecho el ridículo. El sentido del ridículo es el gran inhibidor de la exploración de movimiento.

  • Favoreceremos la espontaneidad y la naturalidad. Permitiremos a nuestro cuerpo que se mueva de forma instintiva.

  • Buscaremos combinar y mejorar los movimientos, para que fluyan uno tras otro de forma continuada.

  • Perderemos el miedo a intentar movimientos nuevos.

  • Nuestro objetivo será generar una gran cantidad de movimiento.

Si vamos más allá de los beneficios meramente físicos de estos principios y normas, apreciaremos cómo todo conduce a liberar movimiento corporal y eliminar creencias y pensamientos limitantes. Estos bloqueos desempeñan un papel nefasto en nuestra vida cotidiana, y en especial a la hora de enfrentarnos a situaciones de riesgo.