El riesgo de la coreografía en Systema

Juan Pedro Serna | Systema España

El Systema es un arte marcial ruso que se aprende mediante la exploración y liberación de movimiento corporal. Sin embargo, una comprensión errónea de estos principios puede convertir a esta disciplina más en un baile que en un arte marcial, con el riesgo de pérdida de efectividad en enfrentamientos reales.

Si hacemos una clasificación de actividades físicas en función de su tipo de movimiento, el Systema puede parecer cercano a algunos estilos de baile, como el Contact Dance. Sin embargo, el Systema es en última instancia un arte para el combate, no para el baile. Cómo vamos a ver, existen importantes diferencias.

El movimiento en Systema se caracteriza por ser desestructurado, imprevisible e improvisado, y natural y creativo.

Desestructurado porque carece de técnicas y posiciones rígidas.

Imprevisible e improvisado porque no existen respuestas predeterminadas frente a acciones determinadas.

Natural porque surge de manera intuitiva.

Creativo porque se adapta continuamente a la situación.

Estas características son compartidas con algunos estilos de baile, pero hay elementos adicionales que diferencian al Systema; el contexto y la forma en que se emplea, y el papel que juegan emociones negativas como el miedo y la ira.

Un bailarín exhibe sus habilidades en eventos culturales ante un público interesado por su actuación. Una persona forzada a usar sus conocimientos marciales se halla en una situación de peligro ante un enemigo violento. El bailarín recibe aplausos (o abucheos) del público. La persona en peligro recibe heridas de mayor o menor gravedad infligidas por su oponente. El estrés del bailarín tiene unas causas muy distintas a las de la persona que arriesga su vida o integridad física. Las emociones que intervienen son muy diferentes, al igual que lo son los criterios que definen la idoneidad de los movimientos en ambas situaciones.

Un movimiento puede resultar excelente para una coreografía musical y ser nefasto para la defensa personal. Movimientos que realizamos en estados de calma son inviables en estados de agitación emocional debido al deterioro de capacidades cognitivas y motoras que el estrés produce.

Todos los ejercicios que liberan movimiento corporal mejoran las habilidades requeridas para practicar Systema, pero es necesario evitar el riesgo de caer en “la vanidad de las coreografías”: estar más interesados en la belleza y la estética del movimiento que en su idoneidad y efectividad marcial. Quiénes caen en esta trampa terminan realizando movimientos de fantasía para el combate.

La clave reside en comprender la diferencia entre ejercicios para desarrollar habilidades y la aplicación de dichas habilidades al combate. La capacidad de movimiento se desarrolla aplicando conceptos relacionados con el combate. Los ejercicios de otras artes pueden beneficiar al Systema, pero teniendo siempre presente la finalidad marcial.

Diferenciar siempre entre ejercicios para desarrollar habilidades y la aplicación de dichas habilidades al combate real.

Sirva de ejemplo la diferencia entre la finalidad de los movimientos de Contact Dance y de Systema. En Contact Dance fluyes en armonía con tu pareja y le permites que se exprese con libertad; en Systema también fluyes con tu rival, pero destruyendo constantemente su estabilidad y limitando al máximo sus opciones de movimiento.

En Systema tras liberar movimiento corporal hay que adaptar esa movilidad al combate real aplicando conceptos marciales: los movimientos serán menos vistosos pero más efectivos. Lo contrario conduce a coreografías letales… para nosotros mismos.